Institucional
La enfermedad
Cuidados
Trato con el paciente
Información útil
Donaciones
Novedades
Links
Contacto
 

TRATO CON EL PACIENTE
Conducta


SERVICIOS RESIDENCIALES ARTHUR PRESTON [APRS]
"Enfermedad de Huntington y Tratamiento de Conductas Problemáticas"


Las investigaciones discutidas y sugeridas en el presente texto están basadas en experiencias de residentes y personal de APRS.

Es importante recordar que no todas las personas con Enfermedad de Huntington experimentarán los mismos síntomas o los mismos comportamientos.

Una persona con Enfermedad de Huntington (EH) puede presentar potencialmente un conjunto de comportamientos que pueden estar causados por tres áreas diferentes.

1. Conducta asociada con el Lóbulo Cognitivo/Frontal, que muestra cómo EH afecta al lóbulo frontal del cerebro de la persona.

Características de una conducta cognitiva dañada:

- Pérdida de memoria a corto plazo.

- Rigidez en el pensamiento y en los procesos mentales.

- Desinhibición.

- Perseverancia, entendida como pensamiento obstinado.

- Egocentrismo regresivo.


2. Conducta Afectiva.

Características de la conducta afectiva:

- Con frecuencia debida a la combinación de la Enfermedad de Huntington con alguna enfermedad psiquiátrica.

- La personalidad se ve afectada (extendida).

- Pérdida de razonamiento.

- Pérdida de capacidad para utilizar la lógica.

- Pérdida de capacidad para utilizar técnicas de discernimiento.

- Es difícil identificar factores que contribuyan, tales como el entorno, los sentimientos y las interrelaciones. Las razones pueden ser o no ser físicamente reales y presentes; sin embargo esto no atenúa la realidad de los sentimientos de la persona.


3. Conducta relativa a lo Emocional/Reactivo.

Características de la conducta emocional/reactiva:

- Reacción ante sentimientos.

- Relacionada con la falta de control.

- Respuesta ante el sentimiento de pérdida y pena.

- Desplazamiento de necesidades funcionales.

- Tiene consecuencias y resultados.


ESTRATEGIAS Y PASOS A CONSIDERAR AL ABORDAR LAS CONDUCTAS PROBLEMÁTICAS

1. Conductas relativas al Lóbulo Cognitivo/Frontal.

1.1. Memoria de corto ámbito.

En primer lugar, toma conciencia de que la persona tiene una pérdida clínica de memoria y... no es consciente de su pérdida de memoria. Esto es crucial, dado que tu respuesta y capacidad para ser paciente y receptivo para con a persona depende en gran medida de que esto esté claro y sea plenamente aceptado por ti.

Si una persona está pidiendo repetidamente algo (por ejemplo, una taza de café), tú sabes que acaba de tomar el café, pero la persona lo ha olvidado en realidad. Tu respuesta ha de acomodarse al corriente estado mental de la persona.

Ejemplo: Admite que quiera una taza de café, pero di... que sólo queda un breve rato para la comida, la cena, el desayuno, etc. y quizá sería una buena idea esperar hasta entonces. Negocia un resultado positivo, no te centres o te preocupes sobre lo que ha sucedido en las horas previas.

NO DEBATAS O INSISTAS EN QUE LA PERSONA HA TOMADO EL CAFÉ... ESTO SÓLO SIRVE PARA CONFUNDIR, MOLESTAR O ENFADAR A LA PERSONA, PUESTO QUE ELLOS NO RECUERDAN.

Si le estás pidiendo a una persona que haga algo(por ejemplo, tomar una ducha), y la persona lo olvida y se marcha a ver la televisión o a alguna otra actividad, el uso de un objeto de referencia/clave visual puede ser útil. La visión de toallas, champú, etc. puede suscitar el evento y ayudar a la persona a recordar o a completar la petición.

Si quieres que una persona haga unas compras y con frecuencia olvida ir o, si va, no compra lo que querías, las siguientes sugerencias pueden ser útiles:

Pon un símbolo de tu supermercado local en la billetera o en el bolsillo de la persona cuando salga; esta fuerte clave visual puede actuar como un estímulo que le recuerde ir a la tienda.

Puede resultar útil una breve lista de los artículos que han de comprarse.

Un pequeño álbum de fotos con etiquetas diferenciadas de los artículos que quieres.

1.2. Rigidez.

Si una persona se muestra como rígida de pensamiento e incapaz de digerir interrelaciones complejas, el uso de expresiones simples y cortas es útil. También el uso de palabras clave relevantes para el tema son beneficiosas para redirigir o extender los procesos de pensamiento.

1.3. Desinhibición.

Con frecuencia está estimulada por la situación, el comportamiento de otras personas, la estimulación visual (por ejemplo, la televisión), así como el aspecto del daño cognitivo. Por lo tanto es muy importante acatar siempre las normas sociales usuales y comunicar mensajes claros a la persona si se implica en comportamientos que no son la norma para las personas de la comunidad (por ejemplo, conducta agresiva, conducta ofensiva, nudismo en lugares públicos, masturbación en lugares públicos, etc.).

Por ejemplo, si estás viviendo con una persona que es desinhibida, las siguientes estrategias pueden ser útiles:

Trata de no expresar juicios, y considera los hechos desde la perspectiva de lo público/privado. Es decir, las conductas (besos, tocamiento, masturbación, desnudez...) no son malas, pero son cosas que hacemos en privado, no en público. Una respuesta repetida y constante puede ayudar a fijar las normas para la persona y estimular la conducta en un entorno más aceptable.

La intimidad y la desnudez han de ser actividades que tienen lugar en una habitación específica (por ejemplo, el dormitorio).

Responde firmemente a contactos interpersonales que no sean apropiados (por ejemplo, una persona intentado besar o tocar a alguien que no está implicado en ese nivel, como un vecino, un amigo o un cuidador, lo cual no es aceptable).

Educa a tus amigos, vecinos y familiares. Su respuesta, su respuesta firme, es vital. Son útiles expresiones sencillas pero claras utilizando "YO". Por ejemplo, "Yo no quiero que tú me toques....no tenemos una relación estrecha".

Nunca te rías o refuerces de forma positiva este tipo de conducta, o la aceptes como divertida; esto envía una señal equivocada a la persona y provoca más de lo mismo.

1.4. Perseverancia.

Perseverar es centrarse con fijeza en un hecho, una persona o un tema particular, y ser incapaz de cambiar la dirección del propio pensamiento. La estrategia más útil es redirigir la cadena de pensamiento de la persona introduciendo una petición, una conversación o un asunto totalmente nuevos. Es importate hacer esto sutilmente y con respeto. Una coerción respetuosa es también una buena estrategia, pero debe ser equilibrada y proporcionada a la edad.

1.5. Regresión.

La conducta regresiva depende de la extensión del daño en el lóbulo frontal. Como resultado, la parte del cerebro desarrollada más recientemente se ve afectada. Y consecuentemente, una pérdida de las técnicas y conductas más recientemente aprendidas.

La persona entonces empieza a apoyarse en la parte del cerebro que se desarrolló más tempranamente durante su vida, y en el aprendizaje adquirido en ese tiempo.

Para tratar esto es importante hacer recordar a la persona los acontecimientos más recientes, para ayudarles a utilizar la capacidad/habilidad del lóbulo frontal lo más posible.

1.6. Regresión/Egocentrismo.

La conducta egocéntrica está también asociada con patrones regresivos. Generalmente es usual en las personas más jóvenes mostrar comportamientos egocéntricos o centrados en uno mismo. Esta conducta es, por lo tanto, una etapa del desarrollo del cerebro en las personas más jóvenes.

Es la parte del cerebro que aprende, adquirida como adulto, la que es afectada por la lesión en el lóbulo frontal. Esta parte del cerebro que aprende, "más vieja", había regulado o madurado en términos generales el aprendizaje egocéntrico/centrado en uno mismo adquirido como persona más joven.

Cuando una persona tiene Enfermedad de Huntington y empieza a perder el aprendizaje desarrollado recientemente y a apoyarse en el aprendizaje desarrollado más tempranamente, es común que la conducta egocéntrica reaparezca. El grado de egocentrismo depende de cada individuo y no está siempre presente.

Las estrategias que apelan al altruismo no son útiles si una persona presenta comportamientos egocéntricos. Por ejemplo: "¿Puedes por favor esperar por tu taza de té, puesto que Fulano necesita más mi ayuda?". Una frase así no ayuda, y sería más efectivo decir: "Sí, por supuesto, tendrás tu taza de té en diez minutos; prometo que volveré y te la traeré".

Es más probable que puedas conseguir que la persona espere si utilizas esta estrategia, más que si les pides que se pongan en segundo lugar ante las necesidades de una tercera persona.

2. Conductas Afectivas.

Algunas personas que tienen EH tienen también un desorden afectivo (por ejemplo, esquizofrenia). Si este es el caso (es fundamental que eso sea diagnosticado por el especialista apropiado y que no esté basado en suposiciones), es muy importante comprender la historia/entorno de la persona para entender posibles reacciones o dar sentido a asuntos o acciones que no parecen tener entidad.

Es muy importante darse cuenta de que los sentimientos y emociones relativos a la conducta afectiva son reales para la persona. Ellos "sienten" miedo, confusión, enfado, etc. Consuela a la persona, validando el sentimiento de miedo y confusión que sienten.

La medicación es una estrategia de tratamiento apropiada para algunas personas, y esto puede ser prescrito por un Doctor o Especialista. En APRS adoptamos un completo procedimiento de consulta con el residente, la familia y el personal. Esto dirige e informa el proceso y garantiza que solamente se emplea la medicación mínima y esencial.

3. Conducta relativa a lo Emocional/Reactivo.

La conducta emocional o reactiva es funcional y tiene resultados claramente observables.

Cuando una persona tiene un daño cognitivo, reducidos el control y la capacidad de tomar decisiones, o limitada estimulación, esta conducta funcional puede presentarse de forma positiva o negativa. Es importante recordar esto porque orienta las estrategias que han de emplearse en el tratamiento de conductas problemáticas.

Por ejemplo, si una persona quiere que alguien charle con ella y pase el tiempo disfrutando de compañía, puede conseguirlo de dos maneras:

1. Puede permanecer calmado y cooperante, esperando que la "charla" suceda. En un entorno complejo y ajetreado, con frecuencia el personal no hace esto.

2. O puede comportarse de manera exigente, escandalosa y no cooperativa, la cual, sin tener en cuenta el método usado para captar la atención, ha logrado el mismo resultado (con frecuencia es el método más efectivo).

Así pues, la primera estrategia que intentamos utilizar es reforzar positivamente la conducta social adecuada (1), asegurando que la "charla" tiene lugar y que la conducta social apropiada es reconocida y de alguna manera recompensada.

Es muy difícil cambiar el patrón de comportamiento en (2) si no es con una respuesta constante. Por ejemplo, responde una vez a la persona, explica que no responderás ante una conducta inaceptable (señala la conducta específica), luego ignora los comportamientos negativos de búsqueda de atención, realiza el mínimo contacto visual... El patrón puede cambiar. Por supuesto, es también esencial implicar a la persona regularmente cuando la conducta social apropiada y positiva está clara.

Estas son estrategias muy básicas y con frecuencia el objetivo funcional para la conducta no es identificado con facilidad o el estímulo para la conducta no es patente. Una buena estrategia es elaborar un inventario de las necesidades, preferencias, aversiones...

Esto es particularmente útil si la persona tiene daño cognitivo significativo o tiene reducidas las técnicas de comunicación. Se utiliza como una estrategia para adivinar que es lo que la persona quiere o por qué está alterada.

Cuando identificar el objetivo funcional o el estímulo es más difícil, se recomienda el uso de monitorización o diagramas de observación. Estos adoptan una aproximación funcional al comportamiento utilizando el siguiente modelo:

Antecedente Conducta Consecuencia

(lo que sucedió (lo que sucedió) (lo que sucedió previamente) después/registro)

Este modelo asume que la conducta es relativa y no aislada (deliberada). Otro modelo útil de observación empleado en APRS es el esquema STAR (ver anejo 1):

Situación Estímulo Acción Respuesta

La monitorización constante y objetiva de la persona y del entorno puede llevar a identificar la meta o el estímulo y puede ayudar a desarrollar estrategias de intervención funcionales.

También hemos utilizado este método para identificar motivaciones de bajo y alto nivel, lo cual si se estructura y se utiliza regularmente en la vida de las personas, puede realmente motivar a una persona cuando existe falta de iniciativa.

Cuando se esté tratando la conducta reactiva funcional/emocional, es fundamental conseguir constancia en las respuestas o en la intervención estratégica. La inconstancia conduce a mayor confusión para la persona con daño cognitivo y a frustración para el personal que trata de ayudar.

Es también importante señalar que la conducta negativa casi siempre se incrementará antes de que tenga lugar el cambio positivo.

Como señalé al principio de este texto, estas estrategias son caminos que hemos desarrollado en APRS con el paso de los años. No son una panacea que resuelva cómo, por qué o dónde intervenir o tratar a una persona que tiene la Enfermedad de Huntington o que presenta un comportamiento problemático.

Han funcionado en diversas ocasiones para los residentes y el personal aquí, y esperamos que compartiéndolos contigo puedan en alguna ocasión ayudarte, o ayudar a tu familia o personal.

Ursula Corvan
Directora APRS
10 de Julio de 1998.

Fuente: http://www.e-huntington.org/ache6.html


Noticias

APAEH Asociación sin fines de lucro Personeria Juridica I.G.J. Res. 1454 info@huntingtonargentina.com.ar